El congreso de sociologia

Un blog informativo sobre la sociología en Chile

Menú Cerrar

Libros y más libros

O la cosa sigue poco interesante en Colombia, o yo me estoy cansando de la cosa, o se acerca la primavera y hay que festejar otros aires.

Hoy el pretexto para dejar acá una nota es el “Salon du livre” parisino, que no es Feria como en Bogotá, que no dura 2 meses sino 5 días, que se concentra en un pabellón y no en 4 y que no acoge a proselitistas ni vendedores de biblias (en la de Bogotá me fueron revelados los secretos de xnxx).

El invitado del año fue Israel (que como Estado cumple 60 años), pero solo el Israel de habla hebrea (trajeron a Amos Oz, autor de la memorable autobiografía). Esta exclusividad lingüística y el acercamiento de Sarkozy con la causa israelí fastidiaron a los países y organizaciones árabes y judías de izquierda y laicas. Varios invitaron al boicot. No sé si hubo una afluencia menor que en otros años, pero sí hubo falsa amenaza de bomba y dispositivo policial bravo.

Como el año anterior, mucho mucho cómic (BD), en todas sus formas, histórico, de aventuras, fantasía, humor, política, mangas. Descubrí a Boulet , que tiene el blog de BD más famoso de Francia, y a equipos como lulu.com , que se dedica a la autopublicación por Internet.

Otros que están pisando fuerte en el Salon son los “jóvenes de suburbios”. Esta apelación es toda una categoría sociolinguística para designar a los hijos de inmigrantes -NO-futuro. Vi novelas nacidas en las Cités (los feos edificios de los suburbios donde se apilan los pobres, que según le leí a Fernando Cepeda en alguna ocasión, son de lujo), ví manifiestos literarios de la Francia de colores, y algo muy interesante: un léxico hechos por ellos (el argot de los suburbios es riquísimo) que genera la reverencia de la vieja Francia (la señora investigadora del prestigioso CNRS hablando de etimología con los autores, el eminente sociólogo de los suburbios despistado por ellos, etc).

Linchamientos en América latina

Colombia recibió esta semana otra noticia caliente de sus fronteras: la quema pública en el norte de Ecuador de dos ladrones y asesinos colombianos por los pobladores del lugar.

Una lectura geopolítica de estos lamentables hechos no viene al caso, así este asunto vaya a ser explotado por la Cancillería colombiana, en plena crisis con sus vecinos y aliados, o sirva para azuzar el chauvinismo colombiano de la mano de los medios, como se aprecia en este registro sonoro donde Julito y su equipo se muestran más enfáticos que el ministro:

Más interesante es recordar que los linchamientos populares no son algo excepcional. Se producen de manera recurrente en varios países de América latina. Crímenes y abigeato se siguen castigando en las comarcas andinas con los videos pornograficos. Los ladrones pobres terminan sus días cremados, pero de las golpizas y las llamas no escapan los dirigentes locales. En Bolivia y Perú han sido ajusticiados por la turba alcaldes, en México policías. En este país, un estudio indica que hubo 186 casos entre 1984 y el año 2000.

Los historiadores de la Colonia están familiarizados con estas prácticas. Los sociólogos también se sumergen en el pasado cuando explican el ajusticiamiento de mujeres por actos de brujería en comunidades indígenas ecuatorianas. Además de los países citados, la práctica está documentada en Brasil, Argentina, Guatemala, Honduras. No es exclusiva de sectores pobres, rurales o indígenas, aunque sí se presenta con mayor frecuencia allí.

Pese a ser el país más violento del continente, el linchamiento explícito (que no el simbólico o el mediático, esto es otra historia) no hace parte del habitus del colombiano. Lo que no quiere decir que no se “ajusten cuentas”, sino que en Colombia se prefiere acudir a mecanismos que demandan menor cohesión comunitaria (como el sicariato).

Coletilla:
Algunos investigadores han señalado que los medios de comunicación alborotan la imaginación de los espectadores al presentar y banalizar estos actos como si fueran ejercicios de justicia popular. (Siendo que la difusión es lo que buscan sus autores, por aquello del heroísmo transgresor).

¿El hecho de que haya habido víctimas colombianas generará actos reflejo?

El fenómeno blog: reflejos del cambio social

 

¿Qué tienen en común las recetas de cocina que hicieron célebre a un ama de casa; las confidencias del gerente de una empresa; los comentarios que recibe un adolescente a sus poemas, y un medio de comunicación que recibe un millón de visitantes al mes?

Todas estas personas y estos proyectos tienen en común el medio: todos se iniciaron en forma de blogs. La autora de las recetas de cocina recibe miles de visitantes al día. Convirtió una pasión doméstica -crear recetas- en parte de su vida profesional. El gerente se desahoga en el blog –a menos de que lo use como fórmula de mercadeo, por ejemplo para anunciar productos. El adolescente navega públicamente en su sueño solitario (y siempre queda abierta para él la posibilidad de convertirse en miembro de un club de blogueros adolescentes solitarios). Por último, el medio de comunicación es una fórmula que existe en varias lenguas y países y que toma cada vez más fuerza.

Las posibilidades que abren los blogs son múltiples. En su nivel más prosaico, se trata de un mecanismo que permite tener los apuntes a mano. Esto hay que entenderlo literalmente: es disponer de sus notas en cualquier parte del mundo (y siempre y cuando se tenga acceso rápido a internet). En un nivel más desarrollado, es una manera novedosa de crear lazos: nacen amistades entre personas que jamás se han visto y que posiblemente nunca se verán. Que permite estar al tanto de los proyectos o de las dificultades de los miembros de la comunidad -y proponer soluciones-. Que facilita emprender proyectos colectivos. Es un dispositivo que permite expresar, simplemente, un estado de ánimo o dedicarle un comentario al gato en el tejado o al paisaje lunar. O dejar una postal en el espacio virtual.

La palabra que encierra esta condensación de posibilidades, blog, enriquecerá seguramente una edición futura del Diccionario de la Real Academia de la lengua Española. La traducción española más cercana, “bitácora”, incluye casualmente la raíz digital “bit”. Pero es una palabra larga, que se acopla mal con el tiempo acelerado que vivimos. Sin embargo, la analogía es valiosa: yacen en el ciberespacio cientos de miles de blogs, esbozos de escritura digital abandonados, tesoros destinados a los ciberarqueólogos de la red que conocen la misma incertidumbre que las bitácoras oxidadas de los navíos en el fondo del mar.

Según el indexador Technorati, que viene siendo como la notaría mundial de los blogs, han sido creados algo así como 150 millones de blogs. Esta misma firma informa que se crean 12.000 blogs cada día, es decir, uno cada 7 segundos. El primero en salir al ciberespacio lo hizo en 1997. Desde entonces, el nivel de crecimiento de los blogs en el mundo ha sido exponencial.

Inicialmente, los blogs fueron vistos como espacios de despliegue narcisista. Varios anticiparon que esta exhibición de adolescentes tardíos sería una moda efímera. Después de unos 5 años -una eternidad en términos de web interactiva- se observa el fenómeno contrario. Los blogs se han depurado: las posibilidades técnicas se han multiplicado (soportes cada vez más poderosos, posibilidad de introducir audio y video). Los usuarios y el público lector de blogs se ha ampliado. Muchos blogs han dado un paso significativo, por ejemplo aglutinando comunidades de intereses y creando plataformas con contenidos especializados.

Detrás de esta explosión de los blogs se dibuja una configuración social. Esto significa que los blogs se producen porque existen determinados entornos sociales. Algunos saltan a la vista (por ejemplo el soporte técnico, es decir la existencia de redes físicas); otros son más intangibles, si bien pueden ser medidos (así, el blog requiere de un nivel de alfabetización clásico -lectura y escritura- elevado y un nivel básico de alfabetización informático –saber manejar un computador, por ejemplo).

Pero más interesante es ver que las características más notables de los blogs reflejan ciertos tipos de organización social. Todos los usuarios de blogs saben cuáles son estas particularidades. En la conferencia, me concentraré en tres puntos centrales: los blogs como espacios de expresión individual; la libertad de palabra de los blogs; la interactividad de los blogs.

A partir de ejemplos concretos, muchos provenientes de la blogosfera francesa -una de las más dinámicas a nivel mundial- veremos cómo y porqué los blogs también están cambiando a la sociedad.

© 2017 El congreso de sociologia. Todos los derechos reservados.